Buscar

LA RUEDA DEL AÑO (PARTE 1): LAS CELEBRACIONES ANCESTRALES

En las últimas décadas las religiones Neopaganas han crecido exponencialmente, tanto en seguidores como en corrientes y prácticas, desde el reconstruccionismo como el Ásatrú, en el cual sus practicantes tratan de recrear las religiones antiguas extremadamente apegados al canon de estas, hasta las creadas ya en tiempos modernos como la wicca, en la que se toman algunos aspectos de las tradiciones politeístas precristianas y se ajustan a ciertos estándares y conceptos aceptados en la sociedad actual.


La mayoría de estas religiones neopaganas basan sus festividades en un calendario que representa el gran ciclo de los seres vivos desde el nacimiento hasta la muerte, este calendario es denominado como la rueda del año, en este post hablaremos sobre que es, su origen y su relación con las celebraciones de culturas ancestrales.

¿Qué es la rueda del año?


La rueda del año es un calendario en el que se marcan los procesos naturales vistos como un ciclo continuo que se repite cuando llega a su fin, este ciclo está formado por 8 festividades llamados sabbats en los cuales se incluyen los cuatro eventos solares del año (dos solsticios y dos equinoccios) y cuatro festividades que se celebran aproximadamente en el punto medio entre ellos.


Cabe mencionar que la rueda del año no es un calendario ancestral, es decir, no fue creado ni usado en tiempos precristianos, sino que, es una creación del neopaganismo en el cual se representan algunas festividades tradicionales de diversas culturas precristianas que se celebran sincretizadas hasta el dia de hoy. Es por esto que los nombres de las festividades pueden variar de una corriente del neopaganismo a otra, al igual que las fechas exactas y los rituales o prácticas con las que se conmemora cada fiesta, lo que no varía es la energía de cada fiesta y lo que se representa en ellas.


Una de las religiones neopaganas más asociadas con el uso de la rueda del año es la Wicca, en la que se usa la fertilidad de la Diosa y su relación con la vida, muerte y renacimiento de Dios para explicar la evolución de las estaciones:


“En este ciclo, el Dios nace de la Diosa en Yule, crece en poder en el equinoccio de primavera y la Diosa regresa a su aspecto de Doncella. En Beltane, el Dios corteja y fecunda a la Diosa. En Lughnasadh, el Dios comienza a menguar su poder e influencia y muere o entra al inframundo en Samhain para renacer nuevamente de la Diosa en Yule la cual ya ha pasado de su aspecto de madre a anciana”


Esta explicación tiene su origen en diversas narraciones de pueblos antiguos de tradición indoeuropea en las que se expone el proceso interminable de las estaciones, en este caso el Dios representa al Sol y la Diosa a la Tierra.

¿Por qué es tan popular la rueda del año?


Aunque la rueda del año no sea un calendario ancestral es muy popular, ya que es muy amigable, muy claro y como mencionamos al principio, incluye festividades de pueblos antiguos que al día de hoy se siguen celebrando popularmente en una versión sincretizada por el cristianismo y con esto se da la creencia de que es una “recuperación” de celebraciones originales que han sido modificadas por la religión monoteista, lo cual, es en parte verdad ya que aunque no se tenga registro, por ejemplo, de una festividad llamada Litha en la antigüedad, corresponde con el solsticio de verano, momento en el que, muchas civilizaciones que veneraban al sol como el dios principal de su panteón celebraban con cantos, rituales, y rezos para que les trajera fertilidad y abundancia en la cosecha que vendría más tarde.


Incluso en muchas culturas indoeuropeas y americanas se construían templos, pirámides y monumentos destinados a la adoración del sol y que servían también como marcadores estacionales, como ejemplo tenemos el templo de Kukulkan en México, el cual los mayas construyeron con una alineación perfecta para que llegado el momento del solsticio de verano, la pirámide se iluminara con la luz solar y la otra parte quedará en la oscuridad representando así la llegada de la mitad del ciclo.

Es por esto que, el hecho de que la rueda del año no tenga fundamentos históricos ancestrales no quiere decir que no tenga validez en la práctica mágica, tanto si practicas la wicca, la magia tradicional, magia ecléctica, o cualquiera que sea tu práctica puedes usarla de una forma literal apegada a sus fiestas, la puedes ocupar también como referencia de las energías de cada fiesta y sustituir elementos asociados a cada una con los que para ti representen esa energía o incluso celebrar las fiestas populares que, como mencionamos anteriormente están inspiradas en la misma energía.


En conclusión, la rueda del año es una forma muy fácil y amigable de comenzar a notar los ciclos de la naturaleza, de conectarte con ellos, de celebrar su energía e incluso de sincronizarte con la energía de la tierra, pero en la magia nada sigue una regla inquebrantable, la magia la haces tu, no es forzoso ni necesario celebrar cada fiesta en las fechas precisas del calendario o usar las correspondencias a la perfección para practicar la magia, o para ser una bruja, practíca, celebra, experimenta como a ti te haga sentir bien pon tus emociones y tu intención en todo lo que hagas y recuerda siemprea que la magia está en ti.


Te mandamos todo nuestro amor, te deseamos que todo lo hermoso de la vida te suceda, que tu voluntad se haga realidad y seas muy feliz en tu camino mágico.